¿COMO DEBEN LOS MEDIOS ABORDAR LOS TEMAS?

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y SU INFLUENCIAS EN LOS SUICIDIOS

Magister Becky Malca Scharf – Psicoterapeuta

Escuchar o conocer la noticia de un suicidio despierta muchas emociones y sentimientos como temor, inquietud, dolor, frustración, impotencia, incertidumbre, culpa, desconsuelo, entre otras. Al año se registran 800 mil suicidios en el mundo. Cada suceso de estos afecta directamente al menos a seis personas. En Panamá, la estadística indica que ocurre uno cada tres días.

Tomando en cuenta el número anual de casos, tenemos un aproximado de cuatro millones 800 mil personas afectadas por los suicidios registrados a nivel mundial. Ese impacto emocional no se da únicamente por la noticia en sí. Entran en juego otros factores, como la relación que se tenía con la persona, el momento en que se presenta, el lugar y la forma en la que ocurre el suicidio, la estabilidad emocional del que recibe la noticia, las historias previas relacionadas con el suicidio y cómo fue transmitida y recibida la noticia.

Si bien el suicidio es un tema que siempre ha estado presente en nuestra sociedad, sigue siendo tabú o algo que la gente trata de evitar. Es a través de la información que actualmente se obtiene a través de los diferentes medios de comunicación, que hemos comenzado a “escuchar” un poco más de este asunto. En la medida que la información se va presentando, se van creando opiniones y posturas sobre el tema, los cuales influyen en el pensamiento y comportamiento de los individuos.

La frase “no es sólo lo que se dice, sino cómo se dice” aplica muy bien a este tema. Se ha observado que la forma en la que los medios transmiten las noticias relacionadas a los suicidios puede incidir en aumentar o en mitigar los riesgos de suicidios por imitación. Un ejemplo de ello es el “efecto Werther”, que se conoce como el efecto que pueden llegar a generar los medios de comunicación, indistintamente si son los convencionales (prensa, radio y television) y/o las redes sociales, en el incremento de los suicidios. Por el contrario, el contenido de las noticias también puede constituir un efecto preventivo, denominado efecto Papageno.

Hasta la fecha se han realizado múltiples investigaciones, más de 100, sobre los suicidios por imitación. Este término se refiere a los suicidios que parecen estar directamente relacionados con informes de los medios sobre uno o más suicidios. Todos estos estudios coinciden en las siguientes conclusiones:

  • La forma en la que se publican los casos de suicidio en los distintos medios de comunicación, puede dar lugar a imitaciones de futuros actos suicidas o a la reducción de los mismos.
  • El exponer una noticia de gran impacto como lo es el suicidio, de forma muy destacada y/o repetitiva, se asocia directamente con comportamientos de imitación.
  • Cuando el acto suicida fue llevado a cabo por una celebridad o figura pública admirada, existe una gran identificación e imitación de conductas por parte del público. Son muchas las personas que llegan a identificarse y, por ende, copiar la conducta.
  • El riesgo es mucho mayor si las características del suicida y del que lee o escucha la noticia son similares de alguna manera.
  • Cuando la noticia repite mitos acerca del suicidio o describe detalladamente un método particular de suicidio, aumenta las probabilidades de dar lugar a suicidios de imitación.
  • Aquellas noticias que informan lo ocurrido, sin dar tantos detalles y se enfocan en la educación del tema, como la importancia de buscar ayuda, ofrecer información sobre centros o lugares de apoyo, no desencadenan suicidios posteriores.
  • El comportamiento suicida de imitación se da más que todo en poblaciones vulnerables.

¿CUAL ES LA POBLACION MAS VULNERABLE FRENTE A LAS NOTICIAS DEL SUICIDIO?

¿CÓMO INFLUYEN NEGATIVAMENTE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN EL INCREMENTO DE LOS SUICIDIOS?

  • Haciendo una cobertura extensa y repetitiva de la noticia del acto suicida.
  • Destacando las noticias sobre suicidios en las portadas, o siendo los suicidios “noticia estrella” en sus informativos. Lastimosamente, el interés periodístico puede llegar muchas veces a informar de forma inadecuada y “exprimir” la noticia con el fin de vender más
  • Destacando la noticia de forma sensacionalista, describiendo detalladamente los métodos o formas utilizadas para suicidarse.
  • Aprobando, normalizando o repitiendo mitos populares sobre el suicidio.

¿CÓMO PUEDEN INFLUIR POSITIVAMENTE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN LA DISMINUCIÓN DE CASOS FUTUROS?

  • Abordando la noticia sin hacer énfasis en los detalles del suceso.
  • Luego de mencionar la noticia, el punto central debe ser abordar el tema del suicidio con el fin de educar al público y las diferentes medidas de prevención.
  • Los mensajes de los distintos medios de comunicación sobre el tema de suicidio deben incluir información acerca de los lugares y líneas donde se puede buscar apoyo.
  • Contando con un especialista en el tema de suicidio para que sea este quien explique a fondo el tema.
  • Alentando a quienes corran riesgo de suicidio a tomar medidas alternativas que no pongan en riesgo su vida, promoviendo una comunicación más abierta y de esperanza.
  • Utilizando frases o mensajes que vayan acorde a la prevención.
  • Buscando personas que puedan dar su testimonio y compartan su experiencia sobre lo importante que fue para ellos recibir ayuda para salir adelante.
  • Señalando que el afrontamiento positivo en situaciones difíciles, así como el apoyo de familiares, seres queridos y el apoyo de profesionales, que son factores protectores contra el suicidio y contribuyen a su prevención.

El impacto que conlleva la noticia de un suicidio es más elevada que nunca porque en cuestión de segundos se difunden audios, mensajes, videos y fotografías que por lo general son manejadas de forma descontrolada por personas ajenas a la escena y/o a los medios de comunicación convencionales.

Actualmente, cualquier persona tiene un teléfono celular inteligente y puede convertirse automáticamente en un “reportero espontáneo potencial”, con la opción de enviar información sin ningún tipo de filtro, ni conocimiento sobre el impacto que sus acciones puedan llegar a generar en la población en general. La información circula rápidamente, haciendo de esto un trabajo más difícil de vigilar y controlar, por no decir que imposible.

La rapidez con que se divulga y llega la información a millones de personas nos hace muchas veces olvidar a los dolientes. Debemos tener respeto por el dolor de los familiares de la persona que ha cometido el acto suicida, siendo prudentes con lo que compartimos. Recordemos que aún lo que subimos a la red de forma privada puede volverse público y siempre estará rondando.

Todos necesitamos educarnos sobre la prevención del suicidio, conocer las señales de alarma y saber cómo informar adecuadamente, para evitar que sigan presentándose actos suicidas y que puedan llegar a producirse por imitación.

Para ello es necesario contar con planes de acción que nos permitan ser proactivos en la prevención. Estas son algunas ideas:

  • Generar campañas para concienciar sobre aquello que se debe y no se debe publicar.
  • Cubrir la noticia de forma responsable, no amarillista. Esto se logra haciendo énfasis en la importancia de la salud mental, identificar señales de alerta, e informar sobre lugares o personas que pueden ofrecer ayuda profesional.
  • Forjar iniciativas de prevención del suicidio en redes sociales y medios de comunicación tradicionales.
  • Continuar con los foros a nivel nacional e internacional.
  • Hacer reportajes sobre personas que han atravesado circunstancias adversas o difíciles, pero que han conseguido hacer frente a sus pensamientos suicidas y han encontrado formas positivas para salir adelante, sin poner en riesgo sus vidas.
  • Educar constantemente sobre el tema para eliminar los mitos y tabúes que aún existen sobre el suicidio.

TENEMOS UN GRAN CAMINO POR CORRER. EDUCÁNDONOS ADECUADAMENTE SOBRE EL TEMA PODREMOS AYUDAR CON NUESTRAS ACCIONES A AQUELLOS QUE NOS NECESITAN.