Autor: Isaac Larrier

A inicios de 2018, después de muchos años sintiéndome mal, decidí buscar ayuda profesional. Me diagnosticaron depresión.

Por años, cuando tenía bajones pensaba en la muerte. Nunca intenté quitarme la vida, pero sí pensaba que era mejor estar muerto. Una vez estaba corriendo en el Causeway y literalmente me vinieron a la mente pensamientos de lanzarme al agua y ahogarme. Dejé de correr y quedé sentado solo en una banca llorando.

Yo investigaba formas de suicidio por internet y llegué a planear cosas. Entregar objetos personales a mi familia, por ejemplo. Pero como nunca había llegado al intento de suicidio, no le había prestado atención.

Con la campaña Rompamos el Silencio aprendí que la ideación también es una señal de alarma y que debía hablar del tema, así que le conté a mi psicóloga. Me refirió a un psiquiatra.

Ya llevo varios meses tomando antidepresivos y me ha ido súper bien. Los problemas siguen allí, pero yo me siento mucho mejor.

Uno no le da importancia a las señales hasta que le suceden a uno. Yo era de los que se burlaban de estos temas.

Si se hablara más del tema sin el estigma que lo rodea, más gente podría buscar ayuda. Con la campaña Rompamos el Silencio aprendí a no quedarme callado. La depresión es una enfermedad como cualquier otra. ¿Por qué uno debería avergonzarse de un resfriado? Lo que no se habla no se atiende y termina causando más problemas de los que pretende uno evitar.

Aprendí a hacer una red de amigos, a acercarme más a mi familia. A hacer ejercicio y a cuidar mi dieta. A modificar mis pensamientos para enfrentar los problemas. Uno aprende que no es el fin del mundo. Siempre hay luz. Han sido momentos muy duros, pero también de mucho aprendizaje. Me conecté con otras partes de mí.

Antes escribía versos y cuentos cortos, pero no se los mostraba a nadie. Este año me inscribí en un curso de escritura creativa y me fue súper bien. También tengo un proyecto sobre la Invasión: yo era de El Chorrillo y tenía ocho años. Estoy recopilando la información y pienso, algún día no muy lejano, publicar algo.