Autor: Alejandro Roy        

Al salir del evento Rompamos el Silencio en el hotel Marriot pasé horas reflexionando sobre lo impactante que habían sido los testimonios de los afectados por la horrible enfermedad de la depresión y sus familiares. Sinceramente es un tema al cual jamás le había prestado mayor atención, y que sin embargo me abrió los ojos muchísimo ante las tristes realidades que sufren muchísimas personas. En este caso, escuchamos testimonios de personas quienes uno pensaría que no tienen mayores problemas en la vida, y sin embargo están llenos de tormentos internos que los han llevado a tener inclusive pensamientos suicidas. 

Llevo 17 años siendo entrenador de equipos de football americano de muchachos entre 14 y 16 años (edad en la cual la salud mental es sumamente importante y frágil, y por ende puedo decir con mucha satisfacción que gracias al evento de “Rompamos el Silencio” hoy me siento con muchas más herramientas para detectar posibles sentimientos de profunda tristeza en los jóvenes. Hoy siento que puedo hacer la diferencia, y que puedo ayudar a difundir el mensaje para crear conciencia entre los “pelaos”, quienes en muchas ocasiones le causan daño a otros compañeros por falta de conocimiento en la materia. 

Aprovecho estas cortas líneas para agradecer nuevamente a todos los organizadores por tomar tan importante reto y hacer país.